3 pasos para crear nuevos hábitos sin abandonar por el camino.

11 BENEFICIOS DEL EJERICIO PARA LA SALUD
mayo 20, 2019
Dietas mágicas vs. alimentación saludable
mayo 31, 2019

¿Te cuesta arrancar?

 

Muchas veces deseamos cambiar algún mal hábito o introducir nuevas rutinas en nuestro día a día y no sabemos ni por dónde empezar. Nos llenamos de buenas intenciones, nos repetimos «mañana empiezo», pero ese mañana nunca llega. Surgen problemas, excusas, otras prioridades, «no tenemos tiempo».. y vuelta a empezar, con la frustración que conlleva el ver que no somos capaces de arrancar, lo que aumenta la desmotivación y disminuye nuestra autoconfianza («no soy capaz»).

A veces incluso conseguimos iniciar una nueva rutina durante un tiempo (dejar de fumar, hacer deporte, comer sano, ser más organizado, ser más puntual..) pero de repente un día volvemos a los viejos hábitos y abandonamos. ¿Frustrante no? ¿Te ha pasado?.

Otras veces esperamos a «Sentirnos Motivados» para empezar .. y esa motivación nunca llega, o dura poco. El problema es que la motivación viene con la acción, y no al revés: no es algo que se «encuentra» o «se pierde» sino que has de crearla, y cuando desaparece es un síntoma de que algo estamos haciendo mal (objetivos muy grandes, mala planificación, no tener claros los «por qué».. etc) La motivación es un proceso que implica a tus necesidades, diálogo interno y diseño del camino: se construye mientras actúas (y no antes).

 

Sin embargo cambiar nuestros hábitos e introducir nuevas rutinas es posible, no sólo eso sino que también es posible que esos cambios sean permanentes. A continuación te damos 3 pasos claves para crear nuevos hábitos sin abandonar por el camino el proceso.

1. SÉ ESPECÍFICO

Resultado de imagen para metas ejercicio

¿Qué quieres lograr?

Lo primero que tienes que hacer es definir claramente tu objetivo.

Por ejemplo, quieres tener una dieta más saludable y hacer ejercicios.

2. HAZLO SIMPLE

Resultado de imagen para trote

¿Cómo vas a lograrlo?

El siguiente paso es concebir acciones sencillas que te permitirán llegar a la meta.

En cuanto a la alimentación, el consumo de frutas y vegetales es definitivamente una medida que te acercará a tu objetivo de comer mejor.

El equivalente en lo que respecta a la actividad física, podría ser hacer abdominales, salir a trotar en ayunas 30 minutos, o correr en las noches.

3. ACTIVA EL COMPORTAMIENTO

Resultado de imagen para objetivo del ejercicio

¿Qué te recordará la acción que tienes que tomar para acercarte a tu objetivo?

Sin algún elemento que te ayude a incluir el hábito que quieres adquirir en la rutina de tu día a día, no se producirá ningún cambio.

Volviendo a la dieta y a los ejercicios, se traduce en lo siguiente:

Si cada mañana lo primero que haces es tomarte un café, entonces deja una manzana al lado de la cafetera.

Planifica el momento en el que empezarás haciendo dos abdominales, puedes hacerlo cada vez que vayas al baño.

En la medida en la que de forma automática incluyas en tu rutina una acción que te acerca a tu objetivo sin mayor esfuerzo, podrás ir añadiendo otras.

La suma de estos «hábitos minúsculos», como los llama Fogg, te permitirá llegar a la meta.

Y un elemento fundamental: cada vez que hagas una de esas acciones, celébralo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Necesita ayuda?Chatea con nosotros